Aceite de Almendra

Elaborado mediante el prensado en frío de almendras de la variedad Martinelli, cultivadas en la Provincia de Mendoza.

EN LA COCINA:

Como aderezo en todo tipo de ensaladas, y como complemento de sabor en preparaciones de pescados, carnes blancas, papas, arroces y pastas.

Combina muy bien con pescados de carne suave como lenguado, trucha, pejerrey, salmon, brotola, mero e incluso sobre filetes de salmon ahumado.
Sobre todo tipo de quesos, aumentando la untuosidad de los mismos y la percepción de sus sabores. Se utiliza en repostería y también para dar un toque sutil a waffles y crepes. (No se recomienda para freír o saltear alimentos)

EN LA SALUD:

Contiene aminoácidos esenciales y las vitaminas B1, B2, C, A, D y E.

Tiene un porcentaje alto de ácido oleico lo que lo convierte en un alimento importante en una dieta sana y equilibrada.

Contiene un porcentaje alto de ácido oleico, por lo cual es excelente desde el punto de vista cardiovascular.

Otro punto a tener en cuenta es su contenido en ácido linoleico (omega-6), esencial para el organismo y que éste no sintetiza por lo que le es necesario obtenerlo de los alimentos.

 

DE USO EXTERNO:

Se usa para suavizar todo tipo de piel incluyendo pieles secas o aquellas que tienden a formar escamas. Es emoliente, suavizante e hidratante.

Por ser rico en vitaminas y ácidos grasos, tiene un efecto regenerador.

Debido a la riqueza de proteínas de origen vegetal, cumple con una importante acción nutritiva, motivo por el cual se utiliza para ayudar a mantener la flexibilidad de la piel, humectándola, nutriéndola profundamente y previniendo así el envejecimiento prematuro de la misma.

Se puede utilizar para las terapias a base de masajes porque es un aceite ligero y su nivel de viscosidad facilita el deslizamiento de las manos sobre la piel al mismo tiempo que aporta sus propiedades emolientes y suavizantes.

También se usa en el tratamiento de cabellos maltratados ya que les proporciona brillo y suavidad.